18 sept. 2015

FIEBRE DE SÁBADO NOCHE (Fragmento)



Estuvimos un buen rato apoyadas en la barra, charlando mientras Esther proseguía con su melodía seductora.  El camarero hacía rato que se había dado cuenta del tema. Los camareros siempre se enteran de todo. Supongo que un tanto decepcionado pensaría que era lesbiana, luego sus ilusiones de tener algo conmigo se esfumaban como el humo de una hoguera a la orilla del mar.  Apuesto a que esta vez no solo no me invitaría, sino que me cobraría con saña si le pidiera una nueva copa.
Apuramos nuestras bebidas y ella tomando mi mano me invitó muy amablemente a salir del local. 

— ¿Te apetece que salgamos a dar una vueltecita? Tengo una hierba fantástica, podemos ir a fumar un porrito  a una duna cercana que conozco, preciosa y muy solitaria. Nadie nos molestará…  ¿Quieres?

Esther se me quedó mirando esperando la respuesta un tanto expectante. Sabía que su proposición era muy osada ante una chica desconocida y supuestamente hetero como yo.  Tras darle vueltas en la cabeza durante unos segundos, creo que finalmente fue la voz de mi vulva calenturienta la que, imponiéndose al cerebro, habló por mi:

— Sii, me apetece fumar un cigarrito de la risa al fresquito del mar.  Estoy a gusto contigo y…  Bueno,  cada vez me voy encontrando menos tensa, más tranquila. Eso es labor tuya, has conseguido relajarme; todo me parece un sueño, una alucinación.  Siempre piensas en la posibilidad de salir una noche de fiesta, conocer a alguien y empezar un noviazgo o tener una relación placentera de fin de semana, pero nunca me hubiera imaginado ligar con una mujer — le dije con la mejor de mis sonrisas — mientras nos encaminábamos a la puerta de salida de la discoteca cogidas de la manita, bromeando y jugueteando como niñas que salen libres al recreo. 


Yo sabía muy bien a qué venía  la invitación que me hacía Esther y todas las cosas que iba a hacerme en cuanto estuviéramos un poco más escondidas de la gente. Cosas que he vivido en mis sueños húmedos cientos de veces; y que para muchas mujeres como yo siempre está presente en nuestra biblioteca de fantasías eróticas más recurrentes. Otra cosa es llevarlas al plano real, evidentemente; pero empecé a notar una cada vez más abundante humedad entre las piernas. Y tengo que decir que lo deseaba con  muchas ganas, me sentía más depravada y morbosa que nunca. La noche cerrada  invitaba a dejar aparcados los pormenores de mi vida cotidiana, abandonar complejos y reproches; hacer oídos sordos a la inapelable voz de la conciencia  y liberada de vergüenzas,  sumergirme sin recato  en  esas profundas tentaciones que  sin saber cómo surgen espontáneamente, sin preparación, como aparecen los sueños. Algo me empujaba a dar un paso al frente y probar de esa manzana prohibida. Esos momentos suelen ser por antonomasia los más excitantes;  retazos de la vida que por una u otra razón  jamás caerán en el olvido.  

Copyright © 2015 Max Piquer   Reservados todos los derechos



HAS LEÍDO UN FRAGMENTO DEL RELATO "FIEBRE DE SÁBADO NOCHE" INCLUIDO EN EL LIBRO "VESTIDA PARA AMAR"  DE  MAX PIQUER    
SEPTIEMBRE 2015  PRÓXIMO LANZAMIENTO MUNDIAL  VÍA AMAZON.





                                                                         


OTROS LIBROS DE  MAX PIQUER



"MUJER" disponible en eBook 1´40 €  y formato impreso 9´86 €  en
la tienda Amazon: COMPRAR
SI ALGUIEN DESEA ADQUIRIR UN EJEMPLAR FIRMADO Y DEDICADO PODÉIS PEDÍRMELO AL SIGUIENTE CORREO: 
maxpiquerautor@gmail.com Y OS LO ENVÍO A CASA.









"Los despertares de Cora" disponible en eBook (1´40 €) y formato impreso (4,45€






No hay comentarios:

Publicar un comentario