LAS ENTREVISTAS DE MAX


HOY SE DESNUDA PARA NOSOTROS:
MARIEL RUGGIERI



Es un gran orgullo para mí gozar de la visita a nuestro rincón de una de las autoras más afamadas del panorama literario de  habla hispana  en su vertiente erótica.   Una hermosa mujer y  excitante escritora.  Desde el querido Uruguay, lugar de nacimiento de grandes figuras estelares de la pluma,  hoy tengo el placer de presentaros a Mariel Ruggieri.

Yo: Hola Mariel, muchísimas gracias por tener la deferencia de estar con nosotr@s y charlar un ratito para que las lectoras (y yo) sepamos un poquito más de ti.

Mariel: Un placer. Gracias por convocarme.

Yo: ¿En qué momento de tu vida  empezaste a escribir? ¿Qué te movió a hacerlo principalmente?

Mariel: Hace casi tres años, luego de haber leído Cincuenta Sombras de Grey. Me reencontré con la lectura de novela gracias a la trilogía, y quedé con tanta resaca literaria que empecé a escribir mi propia fantasía romántico erótica en un blog, como forma de mitigar la crisis de abstinencia. Esa historia de blog se transformó en novela, una editorial argentina decidió publicarla, y aquí estoy. Doce novelas escritas, diez publicadas.


Yo: ¿Por qué decidiste  cultivar el género erótico?

Mariel: No fue una decisión, es lo único que me sale escribir. De todas formas yo lo considero romántico, no erótico. La historia de amor es la esencia de mis novelas, y el erotismo es la consecuencia de ese amor. Digamos que son novelas para adultos que describen lo que sucede después del beso.




Yo: ¿Alguna novela erótica ha tenido  alguna especial influencia en tu forma de  escribir?

Mariel: No en mi forma de escribir, pero sin dudas la trilogía de Grey ha sido mi motor y me sigue inspirando.

Yo: ¿Qué removió en tu interior “50 sombras de Grey”? 

Mariel: Rescató  la fantasía de Cenicienta con la que crecí. Retomé mis sueños de niña, y me reencontré con mis deseos más infantiles y también los más adultos, al fantasear con una figura masculina que pueda doblegarme y se ocupe de todo. Y que considere mis miserias algo maravilloso.

Yo: En una época  de la humanidad en la que las mujeres luchan y abogan por lograr  al fin  mejoras en  cuanto a igualdad  de trato y consideración frente a un mundo tradicionalmente dominado por el hombre  ¿A qué crees que se debe que de pronto millones de mujeres en todo el mundo se hallan sentido “abducidas” por una novela que trata de sumisión absoluta mental y sexual ante su pareja incluso con ·maltrato· incluído? ¿Crees que quizá toda mujer lleva una “sumisa” latente en su interior?   

Mariel: Lo de maltrato es algo muy subjetivo. No creo que toda mujer lleve una sumisa en su interior. Tal vez sólo queramos relajarnos un poco, y dejarnos llevar… Es agotador pensar en todo, estar en todo…Creo el personaje de Grey es atractivo porque tiene muchas cosas que las mujeres admiramos: belleza física, éxito económico, poder, dinero… Y como guinda del pastel, es un alma torturada para rescatar y poner a funcionar nuestros instintos protectores.

Yo ¿Qué opinas del BDSM? ¿Lo has practicado  en alguna ocasión  o no te importaría hacerlo si tu pareja te lo pidiera?  ¿Dónde crees que radica realmente el placer de este juego erótico?

Mariel: Me resulta extraño, ajeno… Yo no tengo esa inquietud y es por eso que lo he abordado superficialmente en mis novelas. No estoy empapada en el tema, ni siquiera un poco salpicada.

Yo: ¿Te sientes excitada cuando escribes o describes escenas  tórridas en tus novelas, o no lo consideras importante?

Mariel :  Me parece que no… No, definitivamente cuando lo escribo, o luego, cuando lo leo, siento todo lo contrario a excitación. Es más, cada vez que pongo en el papel una historia y la comparto, termino perdiéndola. Y fantasear con ello jamás vuelve a producirme la misma emoción porque nunca volverá a alcanzar el brillo que tenía en mi imaginación, antes de compartirlo.

Yo: ¿Te has “autocensurado” en alguna ocasión por parecerte demasiado “fuerte” lo que estabas escribiendo?

Mariel: No. Es más, hubiese querido escribir cosas más fuertes porque creo que mi público puede tolerarlo, pero no logré pasar ciertas barreras mentales y morales.

Yo: Cuando comenzaste a publicar tus novelas ¿Te fijaste alguna meta en tu carrera como autora o simplemente escribes como  hobby,  placer o necesidad?

Mariel: Era un hobby. Hoy es una especie de adicción que me esfuerzo por superar. Esa es mi meta; poder disfrutar del mundo real tanto como del que tengo dentro de mi cabeza. Quiero que la realidad sea suficiente…

Yo: ¿Con cuál de tus novelas has quedado más satisfecha con el resultado final? ¿Por qué?

Mariel: Entrégate y Cuidarte el alma.

Mariel: ¿Con cual de los personajes de tus obras te sientes más identificada o tiene más esencia de ti?

Mariel: Todos tienen mucho de mí, incluso los personajes masculinos. Tal vez Gaby, de Cuidarte el alma, sea la protagonista con la cual me siento más identificada. Pero a Maribel, de Entrégate, le han pasado cosas que casualmente me han pasado a mí.

Yo: Durante tu carrera de escritora ¿Todo el entorno en el que te has movido te ha resultado amable y positivo o has sufrido alguna que otra “zancadilla” o “puñalada” que te haya dolido hasta el  punto de plantearte dejarlo todo?




Mariel: No todo es positivo, como en cualquier otra experiencia. Siempre estoy por dejarlo todo, pero no por rendirme ante una jugada poco leal, sino porque esto no me permite darle suficiente atención a otras cosas importantes para mí. Vivo mis intereses con demasiada intensidad y tal vez por eso, son tan efímeros…

Yo ¿Por qué no te has plegado a las inexorables leyes del marketing y utilizado un seudónimo anglosajón? ¿No te has visto  nunca “aconsejada” por tu editorial  a que lo hicieras?

Mariel: No me sentí cómoda con la idea de usar un seudónimo muy distinto a mi nombre y apellido. Hubiera usado mi propio nombre, si no fuera porque tengo otro empleo que no me conviene asociar a la actividad literaria en el género romántico erótico. A la editora de Planeta, le gustó mucho y jamás me pidió cambiarlo.

Yo: ¿Qué tanto por ciento de importancia otorgas al sexo en tu vida?  ¿ 25, 50 , 75 o 100 %?

Mariel: Es difícil ponerlo en porcentajes. Como la mayoría de la gente, pienso en sexo todos los días, siento deseos con menor frecuencia que eso, y lo practico menos aún.

Yo: ¿Alguna fantasía erótica que te motive especialmente desde siempre?  ¿La incluiste en alguno de tus escritos?

Mariel: Sí, he incluido mis fantasías en mis novelas. Generalmente tienen que ver con mirar y ser mirado.

Yo: Es evidente que existe actualmente una importante  “saturación” de autoras  y novelas erótico/románticas (de ínfima calidad en muchos casos)  en el mercado  (no sólo en el hispano) ¿Cómo crees que esto pueda afectar en las lectoras y en el futuro del género? 

Mariel: No tengo ni la menor idea. No me preocupa el futuro como escritora porque no formaré parte de ese grupo en breve. Y como lectora, confiaré en mi instinto para elegir entre tanta oferta.

Yo: Hablemos de tus novelas ¿Alguno de sus personajes están inspirados en gente real?  

Mariel: Todos mis personajes parten de la imagen de una persona real. Me resulta más fácil escribir si asocio el personaje a determinada persona, generalmente del ambiente artístico. A veces tomo rasgos físicos y a veces voy más allá. Y desde luego, no descanso hasta hacerle llegar el libro, al actor o actriz que inspiró la historia.

Yo:  Ventajas e inconvenientes (si los hay) que tiene “fichar” por una editorial importante, como es tu caso.

Mariel: Las ventajas están a la vista y tienen que ver con prestigio más que nada. Planeta es uno de los principales grupos editoriales del mundo y líder en el género, y trabajar con ellos es un verdadero placer. Las desventajas… Bueno, soy una autora demasiado prolífica y no puedo publicar con ellos toda mi producción así que también me autopublico. Pero esa es una experiencia fascinante así que no sería una desventaja sino una oportunidad.


Yo: ¿Qué es lo que más te agrada o satisface del mundillo literario y qué cosas no te gustan tanto o peor encajas?

Mariel: Me gusta como forma de relacionarme con la gente. Lo mío es la comunicación y esta es la vía que utilizo actualmente para conocer personas de todo el mundo, y compartir con ellas algo que me agrada mucho. No me gusta aparecer en los medios, sobre todo en la tele. Lo hago porque entiendo que tengo un compromiso con la editorial que apostó por mí, y no puedo darme el lujo de ceder ante mi miedo a la exposición.




Yo: Con tu permiso paso a formularte la consabida serie de preguntitas breves…

 ¿Comida favorita? ¿Bebida?

Mariel: Pasta. Jugo de frutas. No bebo alcohol salvo cuando un brindis importante lo requiere. Lamentablemente no ocurre con frecuencia.

Yo: ¿Música favorita para un momento romántico? ¿Algún tema en especial?

Mariel: La música no forma parte de mi vida, al menos no es algo importante para mí. Muchos encuentran extraño que así sea, pero lo cierto es que yo asocio la música al ejercicio y no al amor.

Yo: Una situación embarazosa en la que hayas deseado “evaporarte” y desaparecer inmediatamente.

Mariel: Uf, me pasa seguido. La última vez fue en el aeropuerto de Madrid. Había asistido a una convención de novela romántica en esa ciudad, y un sexshopp era uno de los auspiciantes. Me traje algún regalito de esos que vibran y para hacer menos bulto (que ironía) lo saqué de la caja y lo metí entre la ropa de la maleta de mano. Como no podía ser de otra manera, lo vieron en los rayos x, y tuve que abrir la maleta ante el regocijo de toda la fila de gente que esperaba.

Yo: ¿eBook o libro de papel?

Mariel: Prefiero en papel.

Yo: ¿Tanga o braguita?

Mariel: Acá usamos bombacha, cuando usamos algo.

Yo: ¿Beatles o Rolling Stones?

Mariel: Ninguno.

Yo: ¿Romeo o Julieta?  ¿Don Juan Tenorio o Doña Inés? ¿D. Alonso Quijano o Dulcinea? ¿Dante o Beatriz? ¿Christian o Anastasia?

 Mariel: Christian y Anastasia, obviamente.

Yo: Retrato de tu amor ideal. Las cualidades que más valoras en “tu” hombre ideal.

Mariel: Bueno, en la vida real no soy demasiado exigente. Me gustan los hombres autosustentables y con algún talento. Tengo que admirarlo para enamorarme, y tiene que gustarme para desearlo.

Yo: ¿Escribes en cualquier momento del día o te sientes más inspirada por la noche?

Mariel: En cualquier momento del día. Cuando estoy metida en una novela no hago otra cosa durante dos meses. Como novela, duermo novela, respiro novela.

Yo: ¿Qué partes de la anatomía masculina te "inspiran" más?

Mariel: La mandíbula, la barbilla, la nuez de Adán, el pecho, manos… y mejor no sigo porque sería muy largo y llegaría a zonas de riesgo.

Yo: 5  El típico “5 libros que te llevarías a una isla”

Mariel: Pues me llevaría los míos e intentaría mejorarlos. Los que siempre releo son: El perfume, de Suskind. Mi planta de naranja lima, de Vasconcellos. Chico Carlo de Juana de Ibarbourou. Alguno de autoayuda, y también alguna biografía.

Yo: Actualmente los adolescentes conocen el sexo a una edad muy temprana comparada con la de generaciones anteriores y normalmente  desconocen o pasan de la seducción y los rituales que conlleva. Suelen ir al grano directamente; incluso practican sexo con compañeros de colegio o amigos de la forma más normal del mundo.  ¿Crees que eso es algo positivo o es mejor  vivir esas  experiencias  de una forma un tanto más “romántica”?

Mariel: No lo sé. Creo que cada persona es diferente y que se aprende sobre la marcha qué es lo que más nos gusta. Dicen que el amor es el mejor afrodisíaco, pero también dicen que en la variedad está el gusto.  Tal vez “novedad” sea mejor afrodisíaco que el amor. No tengo prejuicios sobre la conducta de otras personas; estoy convencida que asociar el amor al sexo es una construcción necesaria que ordena y aplaca, pero, al igual que la monogamia, va en contra de nuestra naturaleza. Y creo que no hay fórmulas para vivir.

Yo: Y para terminar, cuéntanos sobre tus proyectos próximos, ese libro escrito en estilo lunfardo o  tu decisión de no escribir más novelas ( a más de una lectora  le ha dado un pasmo al enterarse)

Mariel: Bueno, sí. Voy a publicar las dos que me quedan, y no lo voy a hacer con Editorial Planeta. Si bien no están escritas en lunfardo, sí tienen modismos rioplatenses y no son aptas para publicarlas en España, así que lo haré de este lado del océano como independiente. Y luego volveré a ser lectora, y me dedicaré a viajar para conocer personalmente a la gente que esta experiencia ha traído a mi vida.

Yo: Muy agradecido Mariel Ruggieri  por tu gentileza y  amabilidad . 
Este rincón virtual,  que es tu casa, te desea toda la suerte del mundo y los mayores éxitos y felicidad  posibles como persona y por supuesto, como autora.  Muchas gracias de nuevo.
Desde España , lugar donde se te aprecia mucho,  y lo sabes,  Te enviamos  50.000 sombras de besos y un fortísimo abrazo.

Mariel: ¡Muchísimas gracias!

Max Piquer




PODÉIS ADQUIRIR  AQUI  LAS NOVELAS DE  MARIEL RUGGIERI









XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
XXXXXXXXXXX XXXXXXXXXXXXXXXXXXXX                 


AL DESNUDO:     MARIBEL PONT






Amig@s, tengo el gran placer de inaugurar esta sección  con la presencia de una  estupenda escritora,  bella mujer y gran ser humano:
Maribel Pont.


Yo: Hola Maribel, encantado de tener la ocasión de charlar un ratito contigo. Muchas gracias por la deferencia.

Maribel: Gracias a ti por la invitación.

Yo: Dime  ¿A qué edad leíste tu primer libro? ¿De qué libro se trataba?

Maribel: El primer libro que leí a edad adulta fue Memorias de una Geisha, desde entonces supe que quería ser escritora.

Yo: ¿Qué sentías en tu interior que te incitara a escribir y qué temáticas te gustaban más?

Maribel: Lo mío fue una necesidad imperiosa por expresarme con la palabra escrita. De hecho comencé con la novela negra y acabé casualmente con la erótica.

Yo: ¿Cuándo decidiste escribir novela erótico –romántica y por qué te gustaba cultivar¿ este género literario?

Maribel: Quería leer algo que fuera inspirador, sensual y excitante, no pornográfico y a veces ordinario. Pienso que el erotismo es puro arte, no es tan fácil.

Yo: Dinos algunas obras eróticas que te hayan inspirado o  gustado especialmente

Maribel: No leo erótica... por eso escribo lo que me gustaría leer.

Yo: ¿Te sientes o has sentido en alguna ocasión  “excitada” de alguna manera cuando describes escenas eróticas en tus novelas?

Maribel: ¿Cómo iba sino a conseguir ese efecto?

Yo: ¿Qué tanto por ciento de importancia otorgas al sexo en tu vida?  ¿ 25, 50 , 75 o 100 %?

Maribel: El sexo para mí es la expresión pura del afecto hacia la otra persona, si la relación es muy buena, el sexo ni te cuento. Digamos que es el resultado. Por lo tanto casi el 100%

Has “censurado” alguna escena o párrafo por parecerte demasiado fuerte,  optando finalmente por “suavizar” dicho texto? En otras palabras ¿Has sentido “pudor literario” o te has “autocensurado”?

Maribel: Siempre busco el equilibrio en mis escenas, sobretodo en las palabras.

Yo: ¿Dónde trazarías la línea que diferencia erotismo de pornografía??

Maribel: En mostrar más que explicar. Hay que tratar el tema con la máxima delicadeza y algún que otro salto para hacer saltar chsipas.

Yo: ¿Qué opinas del fenómeno “50 sombras? ¿A qué crees que obedece semejante éxito entre millones de mujeres de todas las edades en el mundo?

Maribel: Al marketing y al boca boca. También a lo prohibido o fuera de lo normal.

Yo : ¿Crees que la influencia de esta novela ha resultado perjudicial para el panorama literario erótico o piensas que ha sido al revés?

Maribel: Para nada, nos ha abierto las puertas. Las lectoras están muy receptivas a leer sobre el género.

Yo: Hablemos de tus novelas ¿Alguno de sus personajes están inspirados en gente real? 

Maribel: Mis personajes son muy reales tan sólo que diseñados a conciencia.

Yo: Tu última novela es autopublicada. Cuéntanos las ventajas e inconvenientes que tiene “fichar” por una editorial. ¿Sentiste haber perdido algo de “libertad” a la hora de decidir sobre tus obras?  ¿La autopublicación te hace más libre?

Maribel: Las esperas editoriales son interminables. Autopublicar es más rápido y tengo completo control sobre las ventas.

Yo: Según entendidos en marketing literario, una novela romántico – erótica resulta más atractiva (y por lo tanto más vendible) si el autor (o normalmente autora) adopta un seudónimo anglosajón.  No es tu caso  ¿Tuviste en algún momento “recomendaciones” por parte de los editores para cambiar tu nombre o seudónimo?

Maribel: Empecé con seudónimo. Fueron las lectoras amigas que me descubrieron y me animaron a utilizar mi nombre.

Yo: Tras comenzar a conocer más a fondo el mundillo literario y todo lo que le rodea, ¿Qué es lo que más te agrada o satisface y qué cosas no te gustan tanto?

Maribel: Me encanta recibir las opiniones de los lectores, también las críticas que me ayudan a mejorar.




Para terminar, voy a formularte una serie de preguntitas breves:

Yo: ¿Comida favorita? ¿Bebida?


Maribel: Pasta, Martini (blanco).


Yo: ¿Música favorita para un momento romántico? ¿Algún tema en especial?


Maribel: Si el momento es romántico de por sí no necesito música (no la escucho) jeje


Yo: ¿Una fantasía erótica que encuentras especialmente excitante?


Maribel: Casi todas cumplidas... pero la playa siempre me inspira.


Yo: ¿eBook o libro de papel?


Maribel: Papel


Yo: ¿Tanga o braguita? (Una de las dos opciones)


Maribel: ¿Y los picardías? Jeje...  tanga

Yo: ¿Beatles o Rolling Stones? (Una de las dos opciones)


Maribel: Beatles


Yo: ¿Romeo o Julieta?  ¿Don Juan Tenorio o Doña Inés?

Maribel: Ambos me aburren.

Yo: ¿Qué opinas del BDSM? ¿Si de pronto descubrieras esta “afición” en tu pareja  (no compartida claro) ¿Accederías a probar la experiencia por complacerla, por curiosidad o pasarías olímpicamente del tema?


Maribel: Creo que le quitaría las ganas con alguna mala experiencia jaja


Yo:  Retrato de tu amor ideal. Las cualidades que más valoras en “tu” hombre ideal.


Maribel: Respeto, cariño, complicidad y atracción mutua.


Yo: ¿Escribes en cualquier momento del día o te sientes más inspirada por la noche?


Maribel: De noche tengo sueño... me gusta escribir por la mañana.


Yo:   El típico “5 libros que salvarías de un incendio”


Maribel: Toda la colección de John Verdon y mi libreta de notas.


Yo: Hablemos de tus proyectos inmediatos y de tu última novela  “ ¿Y si fuera Andy?” que por cierto, está gozando de gran aceptación .  ¿Cómo surgió la idea?


Maribel: Fue un momento de pura inspiración...las musas interrumpieron mi siesta y tuve que levantarme a escribir inmediatamente la idea descabellada y totalmente posible.


Yo: Actualmente los adolescentes conocen el sexo a una edad muy temprana comparada con la de generaciones anteriores y normalmente  desconocen o pasan de rituales como la seducción. Suelen ir al grano directamente, incluso practican sexo con compañeros de colegio o amigos de la forma más normal del mundo.  ¿Crees que eso es algo positivo o es mejor  vivir las experiencias  de una forma un tanto más “romántica” a la vieja usanza?

Maribel: No creo en la vieja romántica ¿acaso crees que en el pasado lejano había mujeres satisfechas? La mujer de hoy es de armas tomar, no me imagino el sexo de nuestros antepasados comparado con el roll que tenemos hoy las mujeres.


Yo: Entre los muy  jóvenes se lleva mucho el sexo con “Follamigos” término muy utilizado entre ellos. Asimismo están en boga otro tipo de juegos eróticos como “bukakkes” (felaciones múltiples)  “Dogging” (sexo  grupal en automóviles) etc, que se practican activamente los fines de semana en cualquier localidad. ¿Qué opinas de todo ello desde el punto de vista de una madre como “Patricia” la prota de tu novela?


Maribel: Para gustos colores... creo que ya es algo muy personal y que le quita esencia a la cosa.


Yo: ¿Pondrías un Andy en tu vida?


Maribel: He conocido a varios, pero el mío es mejor ;)


Yo: Muchísimas gracias Maribel Pont  por tu gentileza y tomarte el tiempo de responder esta entrevista para mostrarnos algo más de ti.  Desde este rincón te deseo toda la suerte del mundo y los mayores éxitos posibles e inimaginables.  Muchas gracias de nuevo.

Maribel: Gracias a ti por la entrevista. Ha sido un placer.


Podéis adquirir la última novela de MARIBEL PONT    AQUI


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada