25 jul. 2015

FASCINANTE MUJER MADURA


El día en el que, por arte de magia, apareciste en mi vida supe que algunas veces (muy pocas) los sueños se hacen realidad. Al proyectar  la enigmática luz de tu mirada, cada pestañeo esparce a los cuatro vientos esos sentimientos que hasta hace poco dormían aletargados en tu alma, dormitando sobre colchones  de espinas, navegando a la deriva, naúfragos entre olas de lágrimas embravecidas por tormentas de tristeza y desazón.  Cierra los ojos, deja que un diluvio de besos enjugue para siempre tus sollozos; como cromos repetidos, los cambiaré por mil sonrisas. Esa mirada triste poco a poco va mudando la expresión. Amarga mueca que ya creías marcada para siempre en tu cara, irreversible,  como un  tatuaje triste y desconsolado.


Pero todo eso acabó.  Has permitido por fin que la luz brille en tus ojos. Ahora ya te valoras como debes, acabada ya la autocompasión que esa cobarde y absurda baja estima cada día alimentaba, con ridículos argumentos de fracasos y sueños pisoteados en el devenir del paso del tiempo.  Traspasado el umbral de los cuarenta prepárate para lo gloria; abraza la pasión, el delirio y los devaneos;  ya conoces de sobra como gestionar placeres y sentimientos porque sabes bien lo que no quieres. Paladea masticando una renovada manera de vivir y vivirte.  Quiérete  mucho y brinda por el precioso escenario que la vida te prepara.  

Poco importan menopausias, unos kilos de más o menos, una cana irascible o esas nuevas pequeñas arrugas que asoman denotando sabiduría, experiencia y sensualidad por tus cuatro costados; en tu sexo, tu espalda, en tus pupilas, en tu vientre, en tus senos o en cada gesto que tus labios ejecuten; aunque la engañosa modestia te impida admitirlo. O quizá sea esa bastarda y maquiavélica inseguridad la que intenta en vano, desde hace tiempo, acongojarte para ocultar tu irresistible poder de seducción. Enfréntate a ella, mírale a la cara y derrótala con los ovarios y la belleza de tu carisma. Disfruta hasta el paroxismo esa excelencia vital que atesora la madurez femenina, etapa mágica de tu vida que culmina, engalana, condecora y engrandece la palabra  MUJER.

Copyright © 2015 Max Piquer  


RELATO INCLUIDO EN MI LIBRO "VESTIDA PARA AMAR"  DISPONIBLE EN FORMATO DIGITAL O PAPEL IMPRESO EN AMAZON.
COMPRAR





SI TE GUSTÓ, NO OLVIDES ADQUIRIR OTROS LIBROS DE  MAX PIQUER




"MUJER" disponible en eBook 1´40 €  y formato impreso 9´86 €  en
la tienda Amazon: COMPRAR
SI ALGUIEN DESEA ADQUIRIR UN EJEMPLAR FIRMADO Y DEDICADO PODÉIS PEDÍRMELO AL SIGUIENTE CORREO: 
maxpiquerautor@gmail.com Y OS LO ENVÍO A CASA.

21 jul. 2015

TUS PIES



Me gusta palparte las rodillas bajo la mesa y disimulando, avanzar hacia ti con cadencia y pillería; rastreando con los dedos, como si hubiera perdido algo valioso entre tus muslos. Y al llegar a la meta, presionar fuerte el monte de Venus para que la palma de mi mano absorba el calor mojado de tus partes invadidas. Observar como tus ojos muy abiertos me miran con desaprobación y sorpresa, intentando en vano abortar el avance y guardar la compostura. Turbada después, miras a tu alrededor con el rabillo del ojo, sonrojada, para cerciorarte de que el mundo gira ajeno a nuestros movimientos. Entonces relajas y acomodas las piernas, condescendiente, naúfraga ya en la tormenta del deseo, indefensa bajo ese rayo desbocado y perverso que prende la frágil mecha de la lujuria. A continuación me aprovecho y abuso de ti, escarbando entre elástica lycra y la oscura nobleza del algodón que guarda tu intimidad; horadando los dedos en tus aguas, sumergidos en los oscuros abismos del morbo que produce la connivencia. En ese instante, me parece escuchar un leve gemido de complacencia, acallado de inmediato por un simulado carraspeo. Tomas mi mano empapada y la pones en mi boca. Como sellando con tu jugo eterno las palabras que nunca llegaron a ser pronunciadas; al tiempo que un provocador pie descalzo me acaricia, invitándome como muestra de complicidad a compartir tan valiosa, sagrada y pervertida alianza.

Tus pies me enloquecen. Especialmente cuando tumbada en la cama acaricias mis labios con sus pequeños dedillos de algodón. Quiero mimarlos desde el primero hasta el último. Halagarlos, masajearlos, chuparlos como el niño goloso que devora sin parar dulces caramelos o el bebé que guarda en la boca celosamente su chupete. Adoro besarlos, sorberlos, succionarlos, roerlos, mordisquearlos, agasajarlos con la lengua, mojándolos con recreo y apetencia. Lamer y relamer después cuidadosamente sus plantas sin obviar un solo milímetro, deleitándote con ligeras cosquillas risueñas al principio que, después, relajada, te harán flotar entre las nubes. Entonces los vas deslizando hacia abajo muy despacio, esgrimiendo esa pícara sonrisa que delata tu atrevimiento. Palpando en su camino tórax y ombligo, buscas con afán la férrea rigidez de mi falo humeante. Entregado por completo al placer indescriptible que regalan las caricias de tus pies galanteados.

Copyright © 2014 Max Piquer  



RELATO INCLUIDO EN EL LIBRO "MUJER"  DE MAX PIQUER.  DISPONIBLE EN FORMATO eBOOK  1,40 €  Y FORMATO IMPRESO 9,86 €  EN LA TIENDA AMAZON. ES (España) AMAZON. MX (México) y AMAZON.COM (Resto del mundo) 
SI QUIERES UN EJEMPLAR FIRMADO Y DEDICADO  PUEDES COMPRARLO PIDIÉNDOLO AL CORREO: maxpiquerautor@gmail.com   Y  TE LO  ENVÍO A CASA.









15 jul. 2015

UNA NOCHE



Mujer, deja que la noche oculte amarguras bajo su manto. Que marchite en un segundo las desazones y el corazón destierre a lejanas tierras la pesadumbre; porque al morir el día, renace como Ave Fénix el mórbido tacto del sosiego y la pasión contenida; delicado y sensual como la incitante caricia que propone tu piel bajo la media sedosa. Hambrientos, ansiosos, perdidos en los cálidos laberintos del deseo, dejándonos llevar por aquellos sentimientos que nos ahogan cuando más irrefrenable se vuelve la pasión que nos envuelve, desembocamos sobre la cama en el cálido mundo de la lujuria y nos devora el temblor, el estremecimiento infinito que recorre nuestro cuerpo de los pies a la cabeza cuando los sexos se llaman, sienten, se abrazan, se oprimen, se paladean, se hablan, se someten. 

Nos reconocemos poco a poco, poro a poro, hasta desembocar en los vastos mares del éxtasis, bañados en sudor, entre sollozos de amor y placer, gritos y jadeos, susurros blasfemos y mudas palabras. La belleza de tus pechos basculando libres y poderosos al ritmo que marca mi galope. El calor y suavidad de tus manos delicadas que liberan con sus volátiles caricias la fuerza desbocada de una verga llameante, hambrienta de ti y de tu boca ígnea, perversa; aquélla que moldea su instrumento favorito con la destreza de un viejo alfarero. Con esa mueca entre viciosa e inocente que hipnotiza; expresión de delicia propia de la ramera dulce y fogosa que vive latente en el interior de tus deseos. 

Y quise esconder el rostro entre tus muslos, hundir la boca en tu vagina, rastrear cada milímetro de clítoris con la punta de la lengua, mamar de tus pezones desafiantes, morder tu cuello como un vampiro ávido de sangre y ocupar sin oposición alguna los tres húmedos accesos que conducen a ese paraíso que guardas celosamente en la cavidad de tu cuerpo; para una vez dentro, inundarte por completo con el lechoso jugo que, escupido en cada pálpito, se torna incandescente al contacto con las paredes de tu alma.

Copyright © 2014 Max Piquer         


RELATO INCLUIDO EN EL LIBRO "MUJER"  DE MAX PIQUER.  DISPONIBLE EN FORMATO eBOOK  1,40 €  Y FORMATO IMPRESO 9,86 €  EN LA TIENDA AMAZON. ES (España) AMAZON. MX (México) y AMAZON.COM (Resto del mundo) 
SI QUIERES UN EJEMPLAR FIRMADO Y DEDICADO  PUEDES COMPRARLO PIDIÉNDOLO AL CORREO: maxpiquerautor@gmail.com   Y  TE LO  ENVÍO A CASA.



7 jul. 2015

BESO NEGRO




Recuerdo nubes de humo, dos miradas que se atrapan, corazones al galope, chupas de cuero, ajustadas mallas de lycra,  tatuadas epidermis, olores a tinte lacado y maquillaje. Sonrisas complacientes acodadas en la barra de aquél oscuro y subterráneo garito de Camdem Town. Humanos de todas las razas carentes de semblante beben, ríen, bailan y se ponen a gusto al ritmo de  Ramones, The Clash, Stranglers, chupitos de Jack Daniels,  anfetas variadas y rayas de coca adulterada. De repente, el fulgor de tus ojos radiantes se proyecta en mi . Vapores etílicos, decibelios, sensaciones irreales y lisérgicos devaneos invaden mis pensamientos. Aferrarte la cintura y aspirar tu aliento, la grata satisfacción que proporciona explorar lascivo bajo los escondrijos de tu ropa, gusto a mujer y Estée Lauder sobre la piel desnuda. Excitación, deseo, trasnochada necesidad, engullirte el culo con los ojos haciéndolo arder. 

Parar ese taxi libre, calles clonadas, luces que brillan maquillando la madrugada. Lápiz de labios, muslos cegando, un toque de colorete, segundo piso, ascensor. Miradas insinuantes, pómulos de arrebol, sexos parlantes, imantados, siameses. Lunática pasión bajo la ducha, aréolas esbozadas con nata y saliva, falo inflexible, vulva tragona. Finas garras que rasguñan la piel suplicando sumisión, alaridos indecentes provenientes del silencio. Verbos conjugados sin vergüenza, sommeliers entre las sábanas, catas de vino exquisito, sorbo a sorbo, verso a verso. Más tarde, suspiros melancólicos casi poéticos, guiños, caricias, tacto, piernas con piernas, pechos con pecho.

Pasan las horas, tímidos rayos de sol, respiración sosegada, labios tumefactos ebrios de piel y sabor; casi quemados del roce exagerado, hipersensibles, humeantes de tanto recibir y dar, como las densas nubes de polvo que sobreviven a la batalla. Un beso, un sólo beso, capaz de atravesar sin dolor alguno los fuegos del infierno, escupir pedazos de alma, provocar sueños despiertos, cauterizar heridas o desbordar mares de sentimiento. Esta es la historia de un beso interminable, inasequible al desaliento, un beso que nació al calor de tu boca, descendiendo por el cuello para jugar con los senos, reclamado por el vientre; sellado y bendecido con esa rosada corriente salada  que brota de tu vulva para permanecer después latente, viviendo cada día en el rincón más secreto de ti, más íntimo, más perverso. Ahí donde esa hermosa hendidura señala el camino que aclara los misterios de tu puerta oscura. Un tesoro impagable, la absoluta posesión del núcleo de los placeres. Porque mi vida, el beso se hizo carne y habitó para siempre entre tus nalgas.


Copyright © 2014 Max Piquer         


RELATO INCLUIDO EN EL LIBRO "MUJER"  DE MAX PIQUER.  DISPONIBLE EN FORMATO eBOOK  1,40 €  Y FORMATO IMPRESO 9,86 €  EN LA TIENDA AMAZON. ES (España) AMAZON. MX (México) y AMAZON.COM (Resto del mundo) 
SI QUIERES UN EJEMPLAR FIRMADO Y DEDICADO  PUEDES COMPRARLO PIDIÉNDOLO AL CORREO: maxpiquerautor@gmail.com   Y  TE LO  ENVÍO A CASA.






3 jul. 2015

ENCANTO DE MUJER






Boca de lienzo, pintalabios escarlata de fuego y carmín, tan bella que hasta las estrellas consultan el oráculo de tu sexo por querer saber qué noche alcanzarán el brillo que exhala de sus más perversas profundidades. Las llaves del deseo que me arrebatas, irresistible fetichismo con aroma a hembra, las sacaste sin permiso de mi bolsillo dejándome desvalido, a merced de tus encantos. Miras mi boca relamiéndose y te relames; miras mis pupilas desnudarte y las desnudas. Dime... ¿Compartes esa saliva o simplemente deseas mostrarme el enorme poder que atesoras? En ambos supuestos nada puedo hacer sino beber de tu lengua hasta que la embriaguez me perturbe la vista y las letras que intento escribir en tus glúteos dorados bailen la danza más erótica.

No, no huyas, no te escondas, Veo en la ciega oscuridad esa Luz que te delata; luz tentadora que venera, devora y curte la piel de tu pubis divino haciéndolo brillar hasta ponerlo incandescente; Y de tu boca comienza a manar un tímido suspiro in crescendo. Tórrido manantial de lava y esperma que grita a los vientos el secreto del placer, fórmula que conjuga pecados, vicios y obscenas perversiones para abrazar después en los umbrales del climax al más romántico y amoroso de los sueños.

Baja ya las defensas mujer, guarda  tus zarpas de pantera y ronronea como una dócil gatita. Siente, déjate querer, besar, amar, acariciar. Sonríeme y entorna tus ojos felinos. Relájate. Nada que vigilar, nada has de temer. Pasaron ya esas aguas contaminadas que infectaron corazón y alma. Perdido en la memoria queda ya ese hedor a ciénaga nauseabunda que tantas veces ensució tu femenino y delicado orgullo ilusionado. Libera tus pulmones,  hincha esos pechos desnudos, toma aire y déjalo escapar despacito; como sopla la tenue brisa de la playa en una noche de amor y plenilunio, mientras la calma regresa en silencio a tu alma atormentada.

Copyright © 2015 Max Piquer                     GRACIAS A LA MODELO: MAKO PASTOR GARCÍA POR                                                                                                                       PRESTRARME GENTILMENTE SU BELLEZA

RELATO PERTENECIENTE Al LIBRO 
"VESTIDA PARA AMAR" Gratis con Kindle Unlimited o a la venta en Ebook y papel  en amazon  
          COMPRAR o Si queréis el libro firmado y dedicado , contactarme por privado y con sumo gusto os lo enviaré a casa. 
Asimismo si compráis la versión electrónica, podéis pedirme una bonita dedicatoria digital.






SI TE GUSTÓ, NO OLVIDES ADQUIRIR OTROS LIBROS DE  MAX PIQUER




"MUJER" disponible en eBook 1´40 €  y formato impreso 9´86 €  en
la tienda Amazon: COMPRAR
SI ALGUIEN DESEA ADQUIRIR UN EJEMPLAR FIRMADO Y DEDICADO PODÉIS PEDÍRMELO AL SIGUIENTE CORREO: 
maxpiquerautor@gmail.com Y OS LO ENVÍO A CASA.






"Los despertares de Cora" disponible en eBook (1´40 €) y formato impreso (4,45€)  en la tienda Amazon:  COMPRAR