7 jul. 2015

BESO NEGRO




Recuerdo nubes de humo, dos miradas que se atrapan, corazones al galope, chupas de cuero, ajustadas mallas de lycra,  tatuadas epidermis, olores a tinte lacado y maquillaje. Sonrisas complacientes acodadas en la barra de aquél oscuro y subterráneo garito de Camdem Town. Humanos de todas las razas carentes de semblante beben, ríen, bailan y se ponen a gusto al ritmo de  Ramones, The Clash, Stranglers, chupitos de Jack Daniels,  anfetas variadas y rayas de coca adulterada. De repente, el fulgor de tus ojos radiantes se proyecta en mi . Vapores etílicos, decibelios, sensaciones irreales y lisérgicos devaneos invaden mis pensamientos. Aferrarte la cintura y aspirar tu aliento, la grata satisfacción que proporciona explorar lascivo bajo los escondrijos de tu ropa, gusto a mujer y Estée Lauder sobre la piel desnuda. Excitación, deseo, trasnochada necesidad, engullirte el culo con los ojos haciéndolo arder. 

Parar ese taxi libre, calles clonadas, luces que brillan maquillando la madrugada. Lápiz de labios, muslos cegando, un toque de colorete, segundo piso, ascensor. Miradas insinuantes, pómulos de arrebol, sexos parlantes, imantados, siameses. Lunática pasión bajo la ducha, aréolas esbozadas con nata y saliva, falo inflexible, vulva tragona. Finas garras que rasguñan la piel suplicando sumisión, alaridos indecentes provenientes del silencio. Verbos conjugados sin vergüenza, sommeliers entre las sábanas, catas de vino exquisito, sorbo a sorbo, verso a verso. Más tarde, suspiros melancólicos casi poéticos, guiños, caricias, tacto, piernas con piernas, pechos con pecho.

Pasan las horas, tímidos rayos de sol, respiración sosegada, labios tumefactos ebrios de piel y sabor; casi quemados del roce exagerado, hipersensibles, humeantes de tanto recibir y dar, como las densas nubes de polvo que sobreviven a la batalla. Un beso, un sólo beso, capaz de atravesar sin dolor alguno los fuegos del infierno, escupir pedazos de alma, provocar sueños despiertos, cauterizar heridas o desbordar mares de sentimiento. Esta es la historia de un beso interminable, inasequible al desaliento, un beso que nació al calor de tu boca, descendiendo por el cuello para jugar con los senos, reclamado por el vientre; sellado y bendecido con esa rosada corriente salada  que brota de tu vulva para permanecer después latente, viviendo cada día en el rincón más secreto de ti, más íntimo, más perverso. Ahí donde esa hermosa hendidura señala el camino que aclara los misterios de tu puerta oscura. Un tesoro impagable, la absoluta posesión del núcleo de los placeres. Porque mi vida, el beso se hizo carne y habitó para siempre entre tus nalgas.


Copyright © 2014 Max Piquer         


RELATO INCLUIDO EN EL LIBRO "MUJER"  DE MAX PIQUER.  DISPONIBLE EN FORMATO eBOOK  1,40 €  Y FORMATO IMPRESO 9,86 €  EN LA TIENDA AMAZON. ES (España) AMAZON. MX (México) y AMAZON.COM (Resto del mundo) 
SI QUIERES UN EJEMPLAR FIRMADO Y DEDICADO  PUEDES COMPRARLO PIDIÉNDOLO AL CORREO: maxpiquerautor@gmail.com   Y  TE LO  ENVÍO A CASA.






No hay comentarios:

Publicar un comentario